Leoteca - Parte de Smartick

< Volver

Resultados de tu búsqueda: 72 libros

Carlos, un chico salmantino de Secundaria, es abducido por una nave espacial que le traslada al siglo XVI, justo cuando Lázaro de Tormes, acompañando al ciego, inicia sus andanzas que le llevarán a Toledo. Junto a él, conocerá “sus fortunas y adversidades”, al tiempo que explorará la vida y conducta de los castellanos de la época, así como sus villas y ciudades. La facultad de pasar desapercibido –sólo Lázaro lo ve y lo oye- le permite entrar en palacios, casas nobles y comunes, iglesias y otros lugares (algunos poco aconsejables) y observar, en la visión comparativa de un muchacho de hoy, cómo es y cómo se comporta la gente del siglo XVI. Fragmento extraído del libro: “ -…He nacido como tú en Salamanca, pero no en la ciudad que tú conoces, sino en otra muy diferente a la actual, mucho más grande, más habitada y con maneras de vivir también distintas, mejores y más justas. Lazaro le miró, se tomó tiempo para pensar lo que iba a decirle y bajando los ojos para no parecer ofensivo, le preguntó: - Hay en ella nobles, poderosos, hidalgos, caballeros de alta y media talla, villanos y siervos? ¿Hay palacios, casonas, tabucos y covachas? ¿Y mendigos y mozos de mendigos, alguaciles y porquerones? ¿Hay quien come buena carne todos los días y los que ya les va con un mendrugo y un nabo; quien viste ropa fina y quien va de andrajos o desnudo? ¿Hay clérigos, matasanos, barberos, leguleyos, estudiantes, escuderos, ladrones, bellacos, valentones y rameras de todo tipo y condición? ¿Tenéis un Papa, cardenales y arzobispos, inquisidores y herejes? ¿Reyes cristianos y sultanes moros que hacen entre sí la guerra para ampliar sus imperios y ganancias? ¿Hay cárceles, y en ellas poco y bien duran los grandes y mucho y mal los míseros? ¿Hay quien pasa frío en invierno y sofoco en verano? ¿Hay peste negra o blanca, llagados, tullidos y mutilados? En fin, dime si hay gente que muere de hambre o abandonada de otros y niños que viven sin padres. Carlos, tras pensárselo un poco no tuvo más remedio que asentir. Sí; aunque se llamase de otra forma, había de todo. -Entonces, amigo mío, hermanos somos”. (De Un punto más que el diablo, José Luis Navarro)

Un punto más que el diablo

Navarro, José Luis

160Ver
12+