Leoteca - Parte de Smartick

< Volver

Resultados de tu búsqueda: 275 libros

«Para mí, asombrarse significa contemplar la oscuridad de la noche hasta que los ojos me duelen y las estrellas quedan impresas en mi retina durante horas…» Ella Frances Sanders vuelve a deleitarnos, esta vez con un libro de divulgación, que enfrenta grandes cuestiones sobre los seres vivos, la naturaleza y el universo, recorriendo disciplinas como la astronomía, la genética, la física, la biología, la botánica o la ecología. Se trata de un viaje con sorpresas, como la que anticipa el título del libro;
con pequeñas paradas en la Vía Láctea, en las auroras boreales, en el corazón de los átomos o incluso en el revoltijo de percepciones que tenemos de nosotros mismos: «Es posible que no seamos esa espléndida entidad tan importante y singular que creemos ser, pero lo cierto es que necesitamos formarnos alguna idea de nosotros mismos para desenvolvernos en el mundo (...)».
Narrada con la eficacia del estilo accesible, coloquial y vibrante de Sanders, a pesar de evitar el galimatías en el que la mayoría de las veces se convierte el lenguaje científico, no deja de emplear términos específicos si la temática lo requiere —como «eisengrau», «cronocepción», «multiversos» o «paralaje»— e incluso, aludir, sin complejos, al físico Ludwig Boltzmann, al astrónomo Arthur Eddington o al filósofo David Hume. Emplea los datos comparativos aportados por la ciencia para abrirnos
los ojos acerca de realidades que raras veces nos hemos representado: alguien que viva hasta los ochenta años puede haber respirado más de 700 millones de veces a lo largo de la vida, habrá caminado el equivalente a dar la vuelta al mundo cinco veces y su corazón contará 2,6 billones de latidos.
«No somos tan frágiles como pensamos: estamos compuestos por la roca, la ola y la corteza de los árboles, los caracoles y el olor a jardín después de la lluvia.»

Comernos el sol

Sanders, Ella Frances

168Ver
14+

En 1658, el pedagogo y filósofo checo Jan Amos Komenský, en latín Comenius, publicó esta obra, considerada el primer libro ilustrado para niños, fiel a su premisa: «Si alguna cosa pudiera ser percibida por diversos sentidos, ofrézcase a todos ellos […]. Puesto
que los sentidos son los fidelísimos proveedores de la memoria».
Una enciclopedia visual dividida en ciento cincuenta capítulos, cuya temática abarca «todas las cosas fundamentales en el mundo y de las actividades en la vida». Orbis sensualium pictus, también conocido como Orbis Pictus, recorre la totalidad del universo de su tiempo: Dios, la naturaleza, los objetos y los seres humanos, recreando los diferentes aspectos de su condición moral y social. El libro, concebido originalmente para el aprendizaje del latín, introduce una propuesta novedosa y revolucionaria en su momento, al emplear las ilustraciones con fines didácticos.

Una enciclopedia visual dividida en 150 capítulos, cuya temática abarca «todas las cosas fundamentales en el mundo y de las actividades en la vida». Orbis sensualium pictus recorre la totalidad del universo de su tiempo: Dios, la naturaleza, los objetos y los seres humanos, recreando los diferentes aspectos de su condición moral y social. El libro, concebido para el aprendizaje del latín, introduce una propuesta novedosa y revolucionaria en su momento, al emplear las ilustraciones con fines didácticos.
«El mundo en imágenes» conserva el latín y las xilografías de la época de la edición original, con traducción en castellano, además de una contextualización histórica tanto de la obra como de su autor.

Orbis sensualium pictus

Comenius, Iohannes Amos

352Ver
14+