Buscador

Búsqueda avanzada
¡Quiero leer un rato! ¡Con book-trailer ! ¡Con vídeos! ¡Con audios!
¡Seleccionados por Leoteca! ¡Muestra del Libro! Con guía de lectura



¡Qué rico!

Ya leo solo (8+)

Título
¡Qué rico!

Ilustrador

Editorial

Idioma
Castellano

Nº de páginas
36

Publicación

Palabras clave
alimentos, gustos, hábitos, familia, consumo, ecologia

ISBN/EAN
978-84-16003-06-8 / 9788416003068

Temática

Seleccionado para la XXX Muestra del Libro Infantil y Juvenil:

Haz clic aquí para buscar este libro en la red de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid

¿Qué comemos y por qué? ¿De dónde viene nuestra comida? ¿Comemos todos lo mismo? En el mundo hay animales carnívoros, omnívoros, vegetarianos, veganos... En el caso de los humanos, las diferentes dietas, países y pensamientos originan formas de comer muy diversas, con horarios y modales dispares, ingredientes variados, distintas formas de elaboración, etc. La comida también implica diferentes formas de producción y distribución de la misma, algunas muy sorprendentes y otras completamente alejadas de las tradicionales. El reparto de los alimentos en muchas ocasiones resulta tremendamente injusto, según el país, la cultura o la condición social de cada individuo. Ilustraciones divertidas e irónicas acompañan esta reflexión que, a través del humor, consigue dar un nuevo enfoque al tema de la alimentación, tratando incluso aspectos delicados y de crítica social.

Sinopsis:

Hay animales carnívoros, omnívoros y vegetarianos. Ni todas los animales ni todas las personas comen lo mismo. Pero las personas son los únicos animales que cocinan su comida. A lo largo de la historia, diferentes sociedades han desarrollado distintos gustos y hábitos alimentarios: en Camerún comen saltamontes, en Tailandia, ratas, y nosotros comemos conejos. Pero también dentro de nuestra sociedad y nuestra cultura hay hábitos alimentarios muy diferentes: hay personas que comen carne, otras que no; personas que siguen una dieta, otras que no.
A lo largo de la vida, una persona come cosas muy distintas, porque va cambiando sus gustos y necesidades según la etapa de desarrollo en que se encuentra. Los niños necesitan más calorías que un adulto, y por lo tanto es normal que tengan una mayor tendencia a consumir alimentos dulces.
Hay personas que comen con la familia, otras que no; personas que comen con prisa, delante de la tele, en la bañera o en la cama; unas comen con las manos, otras con palillos y sólo una décima parte de la población mundial come con cuchillo y tenedor.
Los alimentos pueden ser fuente de grandes alegrías, pero también son fuente de discusiones sin fin. Lola se enfada cuando la obligan a comerse la verdura. No se debería obligar a nadie a comerse algo que no quiere. Todos los peques tienen platos que les encantan y platos que les repugnan, y sus platos preferidos para el cumpleaños
Los sentidos del gusto y del olfato nos ayudan a distinguir los alimentos en buen estado de los que no son aptos para el consumo.
Los alimentos pueden ser producidos siguiendo criterios ecológicos y de calidad, o siguiendo criterios de productividad y bajos costes. Vivimos en un mundo que produce más alimentos de los que necesitamos, pero estos no llegan a todos por igual, a pesar de que cada año se desechan toneladas de alimentos en buen estado.


   Otros libros de este autor

En família!

¡En familia!

Que bo!